201407who-we-are-no-text

Sociedades Bíblicas Unidas es el nombre colectivo de nuestra fraternidad (SBU)

La primera Sociedad Bíblica fue la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera (SBBE) constituida en 1804, en Inglaterra, por un grupo de hombres que deseaban que todos los cristianos tuvieran acceso a la Palabra de Dios. Debido a su prominencia y respeto colectivos que la hacían imprescindible en la vida religiosa del país, Sociedades «auxiliares» se esparcieron rápidamente por todas las islas británicas, integradas por personas que querían apoyar la causa de la Sociedad madre. Fue  así que la idea se difundió rápidamente por todo el continente europeo, y hombres y mujeres de países vecinos fueron uniéndose a la tarea de dar la Biblia al pueblo: Países Bajos (1814), Estados Unidos (1816), Rusia (1821), y otras más.  

Después de la Primera Guerra Mundial, las Sociedades empezaron a buscar maneras de coordinar su trabajo por medio de acuerdos de «cortesía» y agencias conjuntas, celebrando en 1939 un Concilio Mundial de Sociedades Bíblicas.

Los planes se vieron demorados debido a la Segunda Guerra Mundial, pero después de 1946, un total de 61 delegados de 13 países se congregaron en Inglaterra y acordaron crear una organización internacional dedicada a la difusión de las Escrituras. Allí nacieron las Sociedades Bíblicas Unidas. 

Esta organización mundial y de espíritu misionero surgió con el propósito de  unificar la labor que hasta el momento hacían las Sociedades Bíblicas en forma independiente: traducir, producir y distribuir la Biblia en el idioma que la gente pudiera entender, el eje fundamental de la misión.

El lugar que ha llegado a tener en la distribución de las Escrituras en el mundo entero, en centenares de idiomas y sin interrupción a lo largo de más de 200 años, no tiene parangón posible. Durante más de doscientos años, las Sociedades Bíblicas han sido proveedoras y defensoras de la Biblia, el Libro de los libros que posee una historia sin fronteras.  

Por ello, y también por su aporte a la revalorización de los pueblos y su misión alfabetizadora en todo el mundo, las SBU son miembro no gubernamental de la UNESCO.

El desafío continúa

En 1804, la Biblia, o parte de ella, estaba traducida sólo a 72 idiomas y muy pocas lenguas tenían una traducción completa de la misma; los esfuerzos eran enormes para distribuir apenas unos cientos ejemplares.

Hoy, las SBU distribuyen aproximadamente 600 millones de Escrituras al año; y la Biblia, o parte de ella, fue traducida a unos 2.300 idiomas aproximadamente. 

Servimos a la misión de la Iglesia, poniendo a su alcance las Escrituras para la adoración, la proclamación, el discipulado y el crecimiento espiritual.

Leer más acerca de la SBU >