Pequeñas historias que inspiran: Casas de la Biblia

0
137

Sebastián es un estudiante de Teología que vino de Honduras para realizar un intercambio y práctica ministerial por seis meses. Durante este tiempo visitó con frecuencia la Casa de la Biblia en Almagro: además de adquirir libros, tomó al sector de materiales académicos como lugar de meditación e incluso de estudio.

Hace unos días se acercó para despedirse de quienes trabajan allí y les contó que ese espacio había sido de mucha bendición para él.