La canasta que le permitió tener el Nuevo Testamento en su idioma

Menette Cingenga, de 37 años, estaba emocionada: el primer Nuevo Testamento en su idioma, el nkumbi, iba a ser lanzado por la Sociedad Bíblica de Angola. Ella y sus amigos son miembros del coro de su iglesia y esperaban con ansias cantar en el servicio de dedicación en la ciudad de Xangongo.

Menette sabía exactamente lo que iba a vestir para la celebración: la falda blanca luminosa y la blusa colorida que los otros miembros del coro vestirían.  Pero lo que ella no sabía era si iba a poder volver de allí con su propio ejemplar del Nuevo Testamento.

Aunque la Sociedad Bíblica estaba ofreciéndolo a un precio especial de 500 kwanzas (un dólar) el día del lanzamiento, Menette no tenía suficiente dinero para comprarlo. Hasta que se le ocurrió una idea.

El 21 de septiembre, el día del lanzamiento, Menette viajó a Xangongo y llevaba con ella una canasta con un diseño colorido que había sido tejida a mano con hojas de palma. “Traje esta canasta que mi madre hizo para poder venderla y comprarme el Nuevo Testamento,” explicó.

Menette vendió la canasta y estaba desbordada de alegría al poder obtener su propio ejemplar de las nuevas Escrituras.

“Estoy muy contenta y agradecida de tener el Nuevo Testamento en nuestro idioma, el nkumbi”, sonrió. “No es como leer la Biblia en oshikwanyama [un idioma usado en el sur de Angola que ya tiene la Biblia]. Esto es nuestro, ¡nuestro propio Nuevo Testamento! ¡Lo comprendemos todo!”

Menette con el Nuevo Testamento en su lengua.