Dos formas de animar tu lectura de la Biblia

Muchos lectores de la Biblia adquieren cierto ritmo: leen entre 5 y 10 versículos de la Biblia y hacen ciertas preguntas para profundizar en el significado. Quizá leyeron un segmento de un libro devocional. Este es un buen modelo para el estudio de la Biblia, no es necesario cambiarlo.

A menos que necesites un descanso.

Al igual que una buena sonata o canción pop, a veces necesitamos cambiar nuestros ritmos. Si encuentras un nuevo ritmo para tu estudio de la Biblia, incluso temporalmente, puedes descubrir un nuevo nivel de interacción con las Escrituras. Aquí hay dos opciones simples que quizá desees probar.

La visión macro

Lee un capítulo completo, o tal vez un libro completo. Esto puede requerir algo de tiempo extra en tu horario, por lo que podría ser una buena opción para fines de semana o vacaciones.

La ventaja de este enfoque es que obtienes toda la historia. Tienes un lente gran angular en las Escrituras y no una vista microscópica. En lugar de tratar de descubrir lo que Dios te está diciendo en este versículo o en ese, estás escuchando un argumento completo, una escena completa. Estás encontrando el mensaje de Dios en contexto.

Por ejemplo, el libro de Filipenses está lleno de versículos maravillosos. Es muy gratificante leer el aliento de Pablo de los creyentes locales (1:6), su visión de su propia muerte próxima (1:21), el ejemplo de Cristo como siervo (2:5–11); y la importancia de la oración (4:6–7). Puedes derivar muchas lecciones ricas de un enfoque versículo por versículo, pero cuando te alejas, encontrarás un nuevo nivel de apreciación por la situación de los filipenses y dónde estaba Pablo en ese momento, y cómo encajan todos esos mensajes individuales.

Cada uno de los cuatro capítulos de Filipenses es casi tan largo como esta publicación de blog. La persona promedio podría leerlo todo en unos diez minutos. ¿Así que por qué no intentarlo? Muchos de los libros cortos de la Biblia explotan con un nuevo significado cuando utilizas este enfoque de gran angular. Pruébalo con Colosenses, Santiago, 1 Juan, Habacuc o Jonás. Puede tomar una hora leer Romanos, pero te encontrarás entendiendo la teología cristiana como nunca. (O puedes leer Romanos en fragmentos de cuatro capítulos).

No es solo un cambio en el ritmo de tu horario, sino también una nueva forma de conectarte con el mensaje de Dios para ti.

La vista micro

En el extremo opuesto del espectro está el enfoque del tamaño de un bocado. Toma un versículo y deja que te llene la mente. Diagrama la oración. ¿Quién hace qué a quién, cuándo, dónde, cómo y por qué? Piensa en el significado de cada palabra. Cuando prestas tanta atención a un solo versículo, es fácil memorizarlo.

Luego, deja que el versículo rebote en tu mente a medida que pasas el día. ¿Qué te está diciendo Dios? Pídele al Espíritu que conecte el versículo a tu experiencia. ¿Puedes ver la verdad del versículo en los eventos que te suceden, los encuentros que tienes, las personas que conoces?

Visualiza el versículo. Si fueras pintor, ¿cómo lo pintarías? Quizá eres pintor; entonces podrías pintar lo que estás viendo. Usa tu don artístico completo para interactuar con las Escrituras a través de las artes visuales e interactuar con la verdad que Dios te está dando.

¿Cómo suena el versículo? ¿Puedes cantar las Escrituras? O quizá recuerdas una canción diferente, o tres. Compila una lista de reproducción (selección de música) para celebrar la verdad de ese versículo.

¿Podrías representar el versículo? ¿Quiénes serían los personajes? ¿Cuál es tu interacción? ¿Cómo afectaría la verdad del versículo a sus vidas? ¿Este versículo te lleva a una danza de alabanza o devoción?

Al acortar tu alcance, concentrarte en un solo versículo, te permites que forme parte de ti, de cien maneras creativas. Debido a su brevedad, puedes no solo memorizarlo, sino respirarlo y vivir dentro de él durante un día más o menos.

El ritmo de acercamiento y alejamiento

Hay un gran valor en un análisis profundo de los pasajes de las Escrituras. Ese ritmo ha ayudado a muchos cristianos a crecer poderosamente en su fe. Pero tal vez podrías probar algo más por un tiempo. Alejar o acercar, o ambos, y ver cómo Dios llena ese campo de visión.

Autor: Randy Petersen, 4 de febrero 2020.
Fuente: Blog de la Biblia – blog.bible