Llamado a la oración por Venezuela

Carta de Michael Perreau, Director General de Sociedades Bíblicas Unidas.

img1

Estimados amigos:

Muchos de ustedes ya estarán conscientes de la escalada de la crisis en Venezuela. Los nuevos reportes muestran a miles de personas saliendo del país cada semana, al no poder alimentar a sus familias mientras los precios suben en espiral y fuera de control. Las Naciones Unidas lo han descrito como “uno de los movimientos masivos más grandes en la historia de Latinoamérica.”

Desde que comenzó la crisis hace aproximadamente dos años, la Sociedad Bíblica ha trabajado duro para mantenerse a flote, proveyendo Biblias e implementando proyectos para servir a las iglesias. Pero la hiperinflación creciente, que se pronostica que llegará a un millón de por ciento para finales del año, junto con la reciente reconversión de la moneda que la ha devaluado hasta en un 95%, está volviendo la situación cada vez más difícil.  Varios decretos del gobierno, incluido el aumento del salario mínimo y aumento del IVA, también han aumentado la presión.

“El hambre y la desesperación afligen a mi pueblo” dice Javier. “Estamos hundiéndonos en un mar de inseguridad, inestabilidad y oscuridad total. Este es un grito de ayuda, ya que no podemos enfrentar esta tormenta solos.”

También les pido, especialmente, que cada uno de ustedes se una conmigo a orar por la protección, provisión y bendición de Dios para los dirigentes y el personal.

Deuteronomio 31:8 nos recuerda que nuestro Dios no abandona a su pueblo, sino que camina con ellos durante los tiempos de escasez.

El SEÑOR mismo le guiará y estará con usted.  Él no fallará ni lo abandonará, así que no pierda el coraje ni tenga miedo.

Clamemos por esta promesa para nuestros hermanos y hermanas en Venezuela, así como por otras Sociedades Bíblicas en la región y por quienes también están enfrentando situaciones desafiantes, y pidámosle a Dios los llene con su paz al poner ellos su confianza en él.

En Cristo,

Michael Perreau
Director General
Sociedades Bíblicas Unidas